jueves, 29 de enero de 2015

2015

11:38

2015


Ya estábamos deseando alcanzar este año, 2014 fue un año complicado para el país, pero en Sándalo Posada seguimos de pie, ofreciendo lo mejor, nos convertimos en refugio para el estrés, en destino para los que no pudieron salir del país, en un manojo de recuerdos para los que pudieron disfrutar los sabores de España nuevamente en nuestra cocina.
Nos convertimos en Esperanza cuando llegaron y descubrieron que en este país aún se pueden hacer las cosas de otra manera, con criterios de calidad. En sorpresas cuando se sintieron como en casa pero súper consentidos, nos transformamos para ofrecer cosas nuevas como el Bistrot un lugar para tapear y tomar vinos, nos multiplicamos por mil para atenderles como se merecen.
Nos hicimos más proactivos, más creativos, para que nunca faltase nada, fuimos todos los empleados juntos y trabajamos el triple, sin desaparecer las sonrisas. Recibimos reconocimientos, agradecimientos, alojamos huéspedes amigos, compartimos, trabajamos y disfrutamos.
Ahora recibimos este 2015, con más sabiduría pero con las mismas ganas de trabajar, con la fé puesta en que vendrán tiempos mejores.
Ya nos llegó nuestra primera alegría 2015 con el premio:
Travellers' Choice 2015 otrogado a las 10 mejores posadas de Venezuela por Trip Advisor!!

Gracias infinitas a nuestros huéspedes por sus opiniones excelentes.

jueves, 24 de julio de 2014

Pueblos de Mérida

15:31

Jají

Jají es una de las poblaciones más antiguas del estado Mérida, fue fundada por Bartolomé Gil Naranjo cerca de 1580 con el nombre de San Pedro de Jají.Se encuentra a 1780 msnm, es un pueblo de calles empinadas de piedra y casas blancas de bahareque y techos de tejas. La forma más facil de llegar es viniendo de Mérida, la cual está a 38 kilómetros.En este recorrido se puede ver una alta casacada llamada la Chorrera, es posible visitarla recorriendo el riachuelo por donde viene la cascada.

martes, 1 de julio de 2014

Tradiciones Andinas..Desde los 7 potajes a la quema de Judas

14:27
No hay nada mejor que las tradiciones de los pueblos y aquí en el estado Mérida una de ellas es la de los siete potajes o los siete platos, como en Semana Santa los católicos no deben comer carne, preparan en conmemoración de las siete palabras que pronunció Jesús antes de morir. Estas delicias constan de "sopa, arroz, pescado, macarrones, ensalada, torta y dulce,con algunas variantes pero sumando siete platos... y en este marco de la religión católica al final de la semana específicamente el domingo de resurrección se rememora la traición del apóstol a Jesucristo, con montones de trapos viejos se hace la figura de Judas, y algunos le meten en su interior explosivos para que la quema sea aún mas interesante. Suele representar Judas a una figura pública que en ese lugar se considere un traidor, se lee un testamento simbólico y se quema

miércoles, 5 de junio de 2013

Estas aqui... y tu mirada se eleva

5:43



Necesitas desconectar... llegas a Sándalo, inmediatamente te sientes transportado, parece que estás en otro lugar, otro país, o el país que añoramos llamado Venezuela, los ruidos se acallan, la mirada se eleva, el cuerpo se llena de renovadas energías, y entonces descubres...
que todavía puedes soñar!

domingo, 28 de octubre de 2012

9:03
En 2011 José Luis y Reina abrieron un hospedaje en las montañas andinas. Buscan la paz, el silencio y tienen ganas de trabajar por el turismo en Venezuela, donde todo está por hacerse Valentina Quintero 28 de octubre 2012 - 12:01 am En 2011 José Luis y Reina abrieron un hospedaje en las montañas andinas. Buscan la paz, el silencio y tienen ganas de trabajar por el turismo en Venezuela, donde todo está por hacerse. Son apenas cuatro habitaciones, un jardín hermoso, vista franca y una cocina tradicional mediterránea española. Adoré este sitio. Cómo llegar Como queda en Escagüey, la vía ideal es por la carretera Trasandina, entrando por Barinitas. Es verdad que se cae con frecuencia, pero tienen máquinas dispuestas las 24 horas y resuelven. Ya en Escagüey, suben una cuesta apta para cualquier vehículo. Si les mortifica, los buscan. No hay ningún tipo de señalización. Por lo general, los mismos dueños bajan y los guían desde la carretera principal. Visita en solitario Reina fue a parar a la tierra de José Luis porque su papá –oriundo de Guanare como la hija– le dio por visitar a la familia en las Islas Canarias. Se quedó por esos predios, trabajaba en una empresa de construcción, le iba bien y estaba contenta. En una ocasión hicieron un viaje a Mérida, el español quedó prendado de las montañas, recordó los hoteles rurales y como ya estaba enamorado de la venezolana, resolvió seguir los recorridos por este trópico, ahora en solitario. “Arranqué de tu guía las páginas de la Gran Sabana y el Amazonas y lo mandé con su morralito y algunas indicaciones”, explica Reina mientras él la ve arrobado, con sus greñas alborotadas, frenillos en los dientes, la vitalidad de quien adora el campo y desea sacarle el jugo a sus encantos. “Yo vivía muy bien en Madrid, tenía 35 años en una empresa, apartamento grande, seguridad, amigos, familia… Pero me dio por mudarme en 2007. Pensamos en Trujillo, Costa Rica, Canarias, Boconó, pero regresamos a Mérida”, explica José Luis emocionado, expresivo, deseoso de que asimilemos sus genuinas ganas de mejorar el turismo en la zona y en el país. Mientras desayunaban en un restaurancito cercano, se les acercó un joven, le preguntó a Reina si su marido era español porque su madre también lo era y les dijo que sabía de un terreno por una montaña cercana. Verlo fue comprarlo. “Podíamos habernos instalado en Asturias, pero el costo se hubiera duplicado. El 1º de mayo de 2008 dejé mi trabajo y el 2 de junio estaba en Venezuela”, explica el dueño de Sándalo Posada. “Yo le dije que se viniera solo, viviera aquí tres meses y si después insistía en quedarse de verdad, hacía maletas. Por supuesto que quería volver, pero no pensé que sería tan pronto”, aclara la venezolana. Hogar y posada Contra cualquier visión pesimista del entorno actual, Venezuela sigue siendo tremendo espacio para invertir y vivir en paz. Probablemente no sean las grandes ciudades los espacios más amables, pero hay regiones que abrazan desde los primeros minutos. El páramo puede ser una de ellas. Sándalo Posada queda en una loma desde donde se ve el Parque Nacional Sierra Nevada en frente, las siembras atrás y a los lados, el río Chama abajo, el cielo arriba y las estrellas cada noche. No existe nada en kilómetros que arruine esta visual. El hogar posada está en un extremo del terreno para que el jardín se apropie de la dicha en los alrededores. Son apenas cuatro habitaciones, todas lindísimas, con muebles de madera y excelentes colchones. “Trabajé siempre en una empresa dedicada al confort al dormir. Sé que lo último que compran los hoteles y posadas son los colchones y por eso suelen ser un desastre. Fue lo primero que compramos”, cuenta José Luis. Un patio pequeño en el medio para que al salir de la habitación pueda ver el cielo de una vez, el comedor con las cuatro mesas, una suite con un patiecito de techo transparente y una bañera de cemento, muchas flores, un cuartico para echarse en sofás y los corredores afuera para observar la montaña. A un lado está la puerta de la casa de los dueños. Se ocupan de todo: atienden, buscan a los huéspedes, les dicen qué hacer, aunque la gente casi nunca quiere salir, y en la parte de abajo tienen su huerto. “Todo está por hacerse en el turismo merideño. Queremos apoyar en la puesta en valor de los pueblos, hacer senderos de interpretación, proteger las cuencas de los ríos, promover el turismo rural, acercarnos a los campesinos”, explica Reina. Él tiene el conocimiento del turismo español. Asegura que cuando empezaron en los sesenta fue un desastre. Lo que hacían era aprovecharse de los turistas. Luego aprendieron y ahora España vive del turismo. “Venezuela puede tener más turistas que España. Son 500 km² contra casi un millón de este país”, explica el anfitrión y reconoce que aquí hay gente que sabe mucho. Una cocina especial Ofrecen los desayunos incluidos en la tarifa. Las cenas sólo si se las piden, pero ya entendieron que la gente siempre las quiere, porque de ahí no provoca moverse. En las mañanas el comedor se muda al corredor para gozar la vista. En las noches hay que guarecerse del frío. La especialidad es la cocina tradicional mediterránea española gourmet. Por ejemplo: rabo de toro con vino tinto, calamares rellenos a la marinera, ensalada de mariscos. En las cenas se sirven tres aperitivos que pueden incluir; riñones al jerez, manitas de cerdo deshuesadas, tortilla española, caviar de truchas, flores de calabacín en tempura, pencas de acelga en tempura o jamón ibérico, En platos principales se esmeran con trucha rellena con jamón ibérico, cremas, ensaladas mediterráneas, risottos, arroces marineros o un conejo buenísimo. A Reina le tocan los postres: torta de queso asturiana, chesse cake con limón, coulin de chocolate… siempre algo novedoso. Los desayunos son como para no almorzar. Bandeja de frutas, cesta de pan con mermelada, mantequilla o tomate, huevos fritos con chorizo o salchichas, caraotas, queso, morcilla y tocineta, jugo de naranja, café con leche y bizcocho. Siempre distintos. Me parece un sitio extraordinario para parejas, gente que desee leer, descansar, dormir, comer rico y estar en silencio. La música es suave, el clima fresco, la vista franca, la atención cálida y la comida exquisita. Nos sirvieron una degustación atómica. Hay que reservar con tiempo. Los felicito, les deseo mucho éxito y les daré todo mi apoyo mientras sigan trabajando como lo hacen. Datos vitales Sándalo Posada José Luis Agudo y Reina Isabel Ruiz Escagüey, estado Mérida. Carretera Transandina Teléfonos: (0416) 502 9305 y 877 7590 sandaloposada@blogspot.com www.facebook.com/sandaloposadavenezuela @sandaloposada

viernes, 7 de septiembre de 2012

El privilegio de contemplar las montañas

18:41

Sándalo Posada se encuentra en el mejor lugar posible, nos enamoró al instante este lugar, veníamos de vacaciones procedentes de Madrid a estas montañas andinas, sin pensarlo dos veces nos quedamos con este pedacito de tierra,  desde aquí tu alma se inunda del verde de las montañas.

Levantamos la casa con todos los deseos juntos de las cosas que nos gustaría tener en un alojamiento rural, habíamos recorrido muchos lugares de este tipo por España y creíamos firmemente que en estas tierras se podía hacer algo de muy buena calidad.

No pasó mucho tiempo para ver realizado este sueño,  creo que la energía de las montañas nos llenaba cada día,  siempre me pregunto que tiene de mágico, porque después del ritmo frenético de una gran ciudad, podría decir que este es un paraíso.

Sin darnos cuenta y doblemente relajados nos fuimos olvidando de contar los días tal como lo dice un proverbio japonés, a veces no sabemos que día marca el calendario, salvo por el riguroso apego a una agenda que revisamos constantemente para dar la bienvenida a nuestros huéspedes.

Desde aquí la montaña ejerce una influencia que a nivel espiritual resulta sanadora, las personas que nos visitan lo perciben y comienzan a sentirte inmediatamente bien, consentidos , tranquilos y seguros.  Dice un poeta chino del siglo XVII llamado HsuHsia-kó que “El cuerpo vaga por las montañas y el espíritu se libera”.

Queremos que puedas sentirlo algún día, disfrutarlo y compartirlo con tus seres queridos, mientras tanto aquí estaremos cuidando que todo esté lindo para cuando llegues.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Sándalo Verde

15:56

Cuando vimos por primera vez el lugar donde se construyó Sándalo Posada, imaginamos allí un huerto, el terreno estaba dividido en dos partes mas o menos iguales, uno alto y uno bajo, era indudable que en el terreno alto se levantaría la posada porque las vistas son impresionantes, pero abajo era perfecto para un huerto, estaba resguardado de los vientos y la tierra era excelente.
Comenzamos por buscar semillas de todo tipo para hacer ensayos, puesto que de conocimientos agrícolas estabamos escasos, hice unos semilleros y cuando las plantitas estaban fuertes, con la ayuda de nuestro vecino Sixto se sembraron toda clase de hortalizas, entre ellas zanahorias, remolacha, lechuga, vainitas, pimentón, papas, acelgas, calabacín, cilantro, perejil, zanahorias, repollo, es emocionante cosechar lo que has sembrado, creo todo el mundo debería experimentarlo alguna vez en su vida.
Creo que lo más importante es que no estamos usando químicos, que nuestras hortalizas no contienen ninguna clase de venenos, son totalmente saludables, y nuestros huéspedes están felices de poder saborear ya sea unas exquisitas flores de calabacín o unos vegetales salteados fresquesitos de nuestra huerta.
En ese mismo terreno hay un enorme pino rodeado de piedras colocadas en círculo, todos insistían que debajo del pino no se da ninguna planta, como yo soy cabezota lo limpié y sembre un montón de flores, ha quedado precioso, lo curioso es que todo se da estupendamente, hay justo allí,  al pie del pino un montón de espinacas, no tienen ni idea de lo buenas que quedaron en un potaje de garbanzos que preparó Jose Luis.
Isabel.

martes, 8 de noviembre de 2011

Los patos hacen bulla – Las Águilas vuelan

12:34
Nadie puede hacer que usted preste un buen servicio a sus clientes… esto porque un buen servicio es una alternativa. Harvey Mackay, nos cuenta una maravillosa historia acerca de un taxista que prueba este punto. El estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acerco, lo primero que Harvey noto fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chofer muy bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salio del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi a Harvey. Le alcanzó un cartón plastificado y le dijo: yo soy Wally, su chofer, mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión. Después de sentarse, Harvey leyó la tarjeta: Misión de Wally: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera más rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable… Mi amigo Harvey quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, limpio sin una mancha!! Mientras se acomodaba detrás del volante, Wally le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado. Mi amigo bromeando le dijo: “No, preferiría una soda’ Wally sonrío y dijo: “No hay problema tengo un conservador con Coca Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja. Casi tartamudeando, Harvey le dijo: “Tomare la Coca Cola dietética” Pasándole su bebida, Wally le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo el Wall Street Journal, Time, Sport Illustrated y USA Today…” Al comenzar el viaje, Wally le pasó a mi amigo otro cartón plastificado, “Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio” Y como si esto no fuera demasiado, Wally le dijo a Harvey que tenia el aire acondicionado prendido y si la temperatura estaba bien para el. Luego le aviso cual sería la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con el o, si Harvey prefería lo dejaría solo en sus meditaciones.... “Dime Wally, le pregunto mi asombrado amigo: siempre has atendido a tus clientes así?” Wally sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos dos años. Mis primero cinco años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuche en la radio acerca de Wayne Dyer un “Gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tu te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás muy rara vez te frustraras. El decía, “Para de quejarte” Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Se un águila. Los patos hacen bulla y se quejan, las águilas se eleven encima del grupo. Esto me llego aquí, en medio de los ojos, dijo Wally. Dyer estaba realmente hablando de mi. Yo estaba todo el tiempo haciendo bulla y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios. Se nota, que los cambios se han pagado, le dijo Harvey. Si, seguro que si, le dijo Wally. Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reserva a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista confiable para que haga el servicio. Wally era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal. Posiblemente haya contado esta historia a más de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería. Wally el taxista tomo una diferente alternativa. El decidió dejar de hacer bulla como los patos y volar por encima del grupo como las águilas. Los Patos hacen bulla, ¡Las águilas vuelan!

lunes, 18 de octubre de 2010

El plus Ultra de sándalo

10:42

Siempre he pensado que uno tiene que ir “más allá” de lo que puedan esperar nuestros amigos visitantes, algo que supere las expectativas previas, Venezuela está llena de rincones hermosos que muchas veces se estropean por un servicio deficiente, un mal gesto, la ausencia de atenciones, o simplemente por ser más de lo mismo, soñábamos con un lugar perfecto para el descanso y lo encontramos en las montañas andinas, un lugar seguro, silencioso y vistas espectaculares, construimos la casa respetando el entorno, cuidamos los detalles relacionados con el confort, y luego pensamos que más podemos ofrecer a nuestros visitantes?

Un plus que no ofrecemos en las redes sociales, que causa sorpresa al llegar, me lo comentó Rayna cuando vino, cuando probó nuestras cenas y desayunos, “es que esto es un plus que no me esperaba”, lo mencionó Carmen cuando le hicimos la sopa a Miranda, su bebe, cuando Jose Luis llama a los turistas que esperamos muchísimo antes que lleguen a la posada, para ver cómo va su viaje, y les sigue llamando en su ruta y baja a esperarles a la entrada y luego les llama aún después que se han marchado para ver cómo llegaron a sus hogares.

Es que nos preocupan, entran a nuestra posada y entran a nuestras vidas, queremos que estén bien, que disfruten, que descansen, que se levanten cuando quieran y a esa hora le servimos el desayuno, que duerman con edredones de plumas, en una buena cama, que disfruten de una música relajante mientras desayunan, con flores y velitas en la cena, creo ese es el plus, y nos gusta consentirles.

Según la mitología romana, este lema del plus ultra se utilizaba para animar a los navegantes, Hércules había puesto dos pilares en el Estrecho de Gibraltar, y se creía que eran el límite del Mundo, pero este lema perdió su poder simbólico a raíz de que Cristóbal Colón llegara a las Indias Occidentales cruzando el océano Atlántico en 1492. Así que para todos aquellos navegantes que deseen ir más allá del turismo común, pueden traspasar los pilares en la búsqueda del Plus Ultra de Sándalo Posada.
                                                                                                                                                     Isabel



sábado, 24 de julio de 2010

Una apuesta por el turismo rural

7:25

Si queremos algo diferente en nuestras vacaciones debemos pensar en un Turismo alternativo, un turismo con alojamiento en posadas rurales, hotelería familiar, etc., donde puedas disfrutar de los valores más específicos del mundo rural: el contacto con la cultura rural, el conoci­miento de su patrimonio, la contemplación de la naturaleza y el paisaje, el disfrute del silencio y la tranquilidad, la recuperación física y espiri­tual, etc.

Sándalo Posada te propone un alojamiento en Escagüey un pequeño pueblo del estado Mérida, en la montaña con vistas impresionantes, rodeado de cultivos, caballos y un clima envidiable. Donde disfrutas de la exclusividad de tan sólo 4 habitaciones, especiales, originales, con edredones de plumas, y todos los servicios. En Sándalo verás las montañas al levantarte, desayunarás con su mágica presencia, estarás muy cerca del Páramo, de las aguas termales, del Astrofísico, de los Parques Temáticos, de los pueblos mas pintorescos, mercados tradicionales, rutas artesanales, senderos a pie, puedes aventurarte a otras actividades como Canopy, Parapente, Rutas 4x4 , Paseos a caballo, etc. Estar en Sándalo es como estar en casa pero con la diferencia que no haces nada, te consienten, y descansas.

Como son sólo 4 habitaciones debes reservar con tiempo, planifica tu descanso... tu mente, cuerpo y espíritu lo agradecerán.

lunes, 3 de mayo de 2010

About Us

Recent

Random